Entradas

¿UN FUTURO SIN MEMORIA?

Imagen
Los “viejóvenes” seguramente recordarán a un grupo de rock inglés que se hizo muy popular con la canción “ Nights in white satin ”. Me refiero a Moody Blues . Ellos fueron pioneros del llamado rock sinfónico y de los discos conceptuales cuyo primer ejemplo fue su LP “ Days of the future passed ” o Días del futuro pasado en el que todo discurre a lo largo de un día. La aparente contradicción del título (Días del futuro pasado) refleja la percepción personal que me atrevo a trasladar en el sentido de que estamos improvisando el presente confiando solo en las luces largas de nuestra capacidad creativa e ignorando el espejo retrovisor de la experiencia y su aprendizaje.  Lo cierto es que el soporte de nuestras decisiones, hábitos, y comportamientos morales siempre ha estado en las enseñanzas del pasado. Somos la consecuencia de nuestros mayores y de ellos no solo arrastramos la carga genética inevitable sino el equipaje de sus saberes y su modelo de vida. Luego las circunstancias y el mom

¡A VER SI TE ENTERAS…! EL RETO DE LA NUEVA COMUNICACIÓN.

Imagen
Ian Mangiardi , productor de TV neoyorkino, recibió no hace mucho el premio al Explorador del Año por su éxito en la búsqueda de fósiles de dinosaurio en el desierto de Gobi. Utilizó para ello drones y escáneres de imagen multiespectral, capaces de peinar tanto el rango de la luz visible como el de la invisible, y encontró cientos de restos. Alex Borowicz , por su parte, utiliza imágenes de satélite de alta resolución e inteligencia artificial para localizar y seguir a las ballenas. Ambos son miembros del Explorers Club , junto a históricos como Charles Limberg, Amunsend, Neil Amstrong…, y Jeff Bezos, Elon Musk, Jane Goodall o el director de cine James Cameron, acreditados estos últimos por sus exploraciones en ámbitos menos geográficos. La sede del Club, situada en Manhattan y por la que se puede hacer un tour virtual desde su web, rezuma aventura, conocimiento, curiosidad, respeto y estudio a través de sus cientos de objetos que dan fe de las exploraciones y exploradores de los que b

EL PAÍS DE LAS SONRISAS PERDIDAS

Si la cara, como dicen, es el espejo del alma, a partir de ahora ese espejo refleja un alma colgada de las orejas, sin apenas expresión. Un alma semejante a un bozal. La mascarilla es ya un “complemento” más de nuestro vestuario, como el reloj o la bufanda. Pero es un añadido extraño porque lejos de adornar el rostro, lo atrofia y, más aún, lo culpabiliza como si nariz y boca fueran partes pudendas que el decoro obligara a esconder. Las manos con guantes, la cara apenas asomando los ojos. Prohibido tocar, y sonreír y sacar la lengua, y besar, y sorber. Solo mirar e intentar ver en los ojos de enfrente lo que hay detrás y dentro de ellos. Decía el otro día una sicóloga de las que ahora salen en la tele (sicólogos, biólogos y cocinillas acaparan medios y redes sociales para orientar nuestra perplejidad y llenar nuestras horas) que tenemos que aprender a sonreír con los ojos, a falta de boca. Quizá. Pero unos ojos, aunque transmitan alegría lo harán siempre sin matices. Todo lo

MARKETING, POLÍTICA Y DIDÁCTICA

Imagen
Cuando debo explicar a mis alumnos de forma resumida qué es el Marketing suelo acudir a la imagen del puente. El Marketing, les digo, es el conjunto de estrategias, procesos y acciones que unen a las empresas con su mercado. Es como un puente que hace posible que nosotros veamos satisfechos nuestros deseos y necesidades y las empresas sobrevivan y crezcan impulsadas por la posibilidad de seguir produciendo. En esta realidad, el Marketing es el enlace inevitable y necesario entre ambos. 

SON TIEMPOS DE MIEDO EMPRESARIAL

Imagen
En frase del escritor mexicano Amado Nervo "el miedo no es más que un deseo al revés". Añadiré que desear, igual que necesitar, incluye la posibilidad de no lograr. Así que la cruz del deseo es el miedo que puede asaltarnos ante la amenaza de un futuro frustrante, vacío, estéril… muy alejado de aquél que pretendíamos alcanzar. Pero hay otro miedo, que ahora se hace más presente tanto a nivel personal como social y que afecta a todo tipo de organizaciones, que es el miedo como reacción a la incertidumbre, a lo desconocido. El miedo que provoca la ignorancia y la imposibilidad de controlar los acontecimientos.

AL MENOS, APRENDER.

Imagen
Situaciones como la que estamos viviendo (la pandemia del Coronavirus) excitan también la imaginación, dibujándonos escenarios aterradores o creyéndonos en el país de las maravillas. Cada cual tirará hacia donde su estado de ánimo, su objetividad, su vivencia personal o su real gana le incline. No obstante, las experiencias extremas y generalizadas tienen la doble cualidad, primero de obligarnos a tomar posición, aunque ésta sea la estoica aceptación del flujo natural de los acontecimientos; y segunda, la oportunidad de analizar las causas y las consecuencias de lo vivido en las horas de confinamiento. Estas líneas buscan reflejar algunos resultados personales de dicha valoración, a trazo grueso porque no es tiempo de matices, e intentando que la opinión que inevitablemente se desliza esté sujeta a los hechos, es decir, a la lógica de los acontecimientos. La crisis de coronavirus, por tanto, me sugiere algunas enseñanzas que me atrevo a compartir.

SOMOS MÁS QUE DATOS

Imagen
La primera información me ha llegado desde la London School of Economics; la firma el profesor de origen griego, Jannis Kallinicos. La segunda viene de un colegio cercano y de los alumnos de literatura de la profesora Garrido. Una es una entrevista que resume el análisis que el Prof. Kallinicos hace de la influencia de las redes en nuestra vida y el protagonismo de nuestros datos digitales como rasgos identitarios que nos representan. La otra proviene de un artículo leído hace unas horas en la prensa local, en el que se narra la experiencia del reto que la profesora de la ESO propuso a sus alumnos: abandonar el móvil durante una semana a cambio de mejorar la nota en la asignatura.